BLOG

Consejos

El gusano redondo: cachorros y niños compartiendo un mismo riesgo


¡Qué bonita es la maternidad!   Cachorros y niños disfrutando de una madre que les quiere y les protege.Un amor desinteresado que los alimenta y les da cobijo. En esos primeros días de su existencia, la leche materna supone el primer contacto con la alimentación externa, y a través de ella, el recién nacido recibe los primeros nutrientes. ¡Pero cuidado! también pueden llegar entonces, ocultos, los primeros parásitos.


Ésa es una de las vías que nuestro potencial enemigo - el gusano redondo de la familia de los nematodos (Toxocara canis y Toxocara cati) - puede utilizar para desarrollar sus larvas y conseguir que lleguen a introducirse en nuestra pequeña mascota.


La ascaridiasis es una enfermedad parasitaria muy común, alcanzando el 12% de los perros adultos y el 31% de los cachorros, y siendo muy grave para los más jóvenes. Además, ¡puede infectar al ser humano, principalmente a los niños! Por ello, una adecuada profilaxis preventiva será la mejor manera de ayudar a nuestra querida mascota y a nuestra familia.

¿Quién es el gusano redondo y cómo infecta a mi perro?
El gusano redondo tiene un ciclo de vida directo pero complejo. Los gusanos adultos, están presentes en el intestino de un perro afectado, excretan sus huevos en las heces del animal, que tras ser evacuados al exterior se volverán infecciosos tras 3-4 semanas. Son huevos muy resistentes a las variaciones de temperaturas y a los desinfectantes. Una vez eclosionan, las larvas infectivas penetran en nuestro perro por ingestión directa de agua contaminada, por lamer superficies con restos de heces, o por ingerir pequeños mamíferos portadores de larvas. En las perritas en estado de gestación, las larvas ingeridas de Toxocara canis pueden atravesar la placenta haciendo que los cachorros nazcan parasitados, o incluso pueden contaminarse después de nacidos al ingerir el calostro materno portador de larvas, en el caso tanto de Toxocara canis como de Toxocara cati. Las larvas recorrerán el organismo de nuestra mascota hasta conseguir alojarse en su intestino delgado y desarrollarse - consiguiendo ser gusanos adultos - y reproducirse para liberar huevos. Durante la parasitación, los adultos no chupan sangre, sino que compiten por los nutrientes de nuestro perro.
 

¿Cómo puedo sospechar que la enfermedad está presente?
Los síntomas clínicos son variados, pudiendo ser inexistentes si la contaminación es escasa. Por lo que, si detectamos cualquier síntoma deberemos acudir a nuestro veterinario para que realice una exploración en busca del parásito en las heces o el vómito.

Los síntomas más notables y comunes de esta enfermedad son:

  • Vómitos, diarrea y distensión abdominal
  • Falta de apetito, pérdida de peso, desnutrición y debilitamiento físico
  • Signos respiratorios como tos y neumonía
  • Pelo desgreñado o erizado
  • Apatía y bajo estado de ánimo
  • En los cachorros menores de 3 meses, además:
    • Perturbación del desarrollo y el crecimiento
    • Oclusión intestinal y vientre hinchado

¿Cuál es la mejor prevención?
Para prevenir la parasitosis por gusano redondo es muy conveniente tomar precauciones higiénicas y evitar que las mascotas ingieran animales extraños o tierras sospechosas de estar contaminadas con larvas. Siendo esto especialmente recomendable en hogares con niños que juegan con perros y cachorros, donde será muy importante que las mascotas aprendan a no defecar en los espacios que comparten con los menores. Además, conviene actuar sobre el animal acudiendo a nuestro veterinario de confianza para solicitarle que nos haga un plan preventivo adecuado que incluya la Doble Protección Mensual para proteger interna y externamente. En el caso de las crías, será muy recomendable tratarlas hasta los 3 meses al mismo tiempo que tratamos a la madre.


Protegiendo a nuestras mascotas frente a gusanos, pulgas y garrapatas, estaremos protegiendo a nuestra familia de posibles zoonosis o enfermedades transmitidas por los parásitos de nuestro peludo, como la Borreliosis o Enfermedad de Lyme.


Infórmate en tu veterinario y si le enseñas el cupón que puedes descargar aquí, conseguirás un obsequio.

 

PREGUNTA A TU VETERINARIO POR

LA DOBLE PROTECCIÓN MENSUAL

LLÉVATE UN OBSEQUIO
SOLO POR INFORMARTE