BLog

Consejos

¿Cómo divertirte con tu gato en verano?

¡Tu gato también necesita divertirse y pasarlo bien en verano! Como parte de la familia, y mientras todos están de vacaciones, él sigue con una vida normal, sin cambios y, ahora que disponemos de más tiempo, es el momento perfecto para poder compartir actividades con nuestro peludo.

Puedes aprovechar su gran agilidad, su instinto cazador y su curiosidad para involucrarlo en una actividad lúdica que signifique para él ejercicio y estímulo.

Practicar algunos juegos, no solamente aporta beneficios a tu peludo, sino que compartirlos te hará pasar ratos muy divertidos en los que también puede participar el resto de la familia. Por supuesto siempre tenemos que tener en cuenta que debemos evitar juegos en los que se ponga al gato en peligro, en ridículo o que le puedan generar estrés y ansiedad.

 

Jugar con nuestros gatos refuerza los lazos entre la familia y nuestros peludos y es una forma divertida demostrarles nuestro amor.

 

Hay objetos que no cuestan nada y suelen atraerlos mucho, como un tubo o una caja de cartón. Puedes hacer un túnel uniendo varias cajas, intercalando tubos, con aberturas a lo largo para que transite por él, trate de salir por una u otra ventana, se deslice y corra. Puedes atraerlo con alguna golosina para que se anime a entrar. Cuando esté en el interior gira suavemente la construcción hacia un lado o el otro o golpea con los dedos las paredes suavemente para retarlo y hacerle la actividad más estimulante. Además, construir esta estructura puede ser una actividad que compartir con el resto de la familia y en la que los más peques también pueden aportar sus ideas.

Perseguir cosas es una manera de estimular su instinto de cazador. Una forma muy fácil de crear un juguete para este fin, es atar un objeto brillante y ruidoso con un hilo y pasar cerca del gato, agitándolo para que le despierte la curiosidad. Esto lo lanzará en persecución y los dos podéis recorrer largos trechos hasta que lo alcance. También en esta actividad involucrar a más miembros de la familia que porten otros objetos puede hacer que nuestro amigo peludo trate de alcanzar dos o tres objetos simultáneamente y hacer el juego más divertido e inclusivo para el resto de la familia. Cuando logre atrapar alguno, hazle una gran caricia como premio. Una variante es hacerlo correr sobre muebles o saltar entre algunos de ellos en pos de su presa. Así hará mucho más ejercicio.

Un juego de inteligencia puede ser coger algunos pequeños vasos de plástico, que no sean transparentes. Pueden ser cuatro o cinco y los colocarás boca abajo con un premio escondido. El gato no tardará en aprender que debe girar algunos vasos para encontrarlo. Si lo pones bajo un vaso fijo lo sabrá pronto y entonces es cuando puedes cambiarlo de lugar.

Otro juego puede ser colocar muchos objetos sobre una mesa larga, de manera que queden bastante cercanos, pero que permitan al gato pasar. Esto creará una especie de pista de obstáculos. Pon al gato al principio y otra persona debe llamarlo desde el otro lado. El reto será pasar sin derribar ninguno para obtener el premio. Cuando ya lo sepa hacer, podrás estimularlo para que cruce la mesa corriendo en vez de caminando.

Jugar con nuestros gatos refuerza los lazos entre la familia y nuestros peludos y es una forma divertida demostrarles nuestro amor, de cuidarlos y velar por su salud porque LES QUEREMOS, LES PROTEGEMOS.