BLog

Parásitos

¿Cómo podemos prevenir el contagio a las personas?

¿Nos lavamos bien las manos? ¿Cuidamos suficientemente el estado higiénico de nuestra mascota? ¿Vigilamos rigurosamente las condiciones de su hábitat? Existe un riesgo real de contagio de enfermedades entre animales y personas. Son las enfermedades conocidas como zoonosis. De ahí que una de las principales preocupaciones de los propietarios de mascotas, sobre todo cuando hay niños en casa, sea “¿la enfermedad de mi perro se puede contagiar a mi familia?”

 

¿Qué son las zoonosis?
La Organización Mundial de la Salud, en el año 1959 propuso la definición del término zoonosis como “las enfermedades e infecciones que se pueden transmitir de los animales vertebrados al hombre”. En el sentido más amplio de la palabra deberíamos considerar también la infestación, ya que, en un número elevado de enfermedades, los animales constituyen el reservorio natural de la infección - manteniéndola y transmitiéndola a las personas -, pero en otras el animal y los humanos se infectan de la misma fuente (suelo, agua, animales vertebrados y plantas).

 

Existen más de 200 zoonosis conocidas que requieren un estudio amplio y un estrecho control, bien coordinado entre los organismos de la Salud Animal, la Salud Pública y la Salud Pública Veterinaria.

 

Los agentes patógenos de las zoonosis pueden ser hongos, parásitos, bacterias y animales invertebrados. Si bien el contagio puede ser directo, del animal a la persona, o indirecto, a través de tierra y vegetales contaminados, alimentos, por inhalación o ingestión.

¿Cuál es la mejor prevención?
Las zoonosis son prevenibles y es conveniente que sigamos unas normas de higiene para nuestra mascota de sencilla aplicación:

  • SALUD: Hay que respetar y seguir rigurosamente unas pautas de desparasitación y vacunación de nuestra mascota. Conviene actuar sobre nuestro peludo acudiendo a nuestr@ veterinari@ de confianza para solicitarle que nos haga un plan preventivo adecuado que incluya la Doble Protección Mensual para una protección mensual de los parásitos internos y externos más frecuentes de nuestro entorno: previniendo a nuestra mascota frente a gusanos, pulgas y garrapatas.
  • ALIMENTACIÓN: Los animales pueden contraer enfermedades comiendo alimentos que no sean sanos. Es por ello, que es recomendable alimentar a nuestra mascota con carne cocida y evitando los alimentos crudos o los vegetales sin lavar.
  • EXCREMENTOS: Debemos llevar a nuestro perro a espacios controlados para que haga sus necesidades, y siempre que sea posible, las heces deberían ser recogidas y eliminadas para que no sean fuente de contagio de parásitos para otros perros o niños, sobre todo en parques y playas. Un claro caso de contagio es cuando un perro infestado expulsa los huevos del parásito, por ejemplo, el gusano látigo, a través de las heces y otra mascota que olfatee el suelo, escarbe en la basura o juegue con juguetes que hayan estado en contacto con superficies contaminadas podría infestarse de este u otro parásito.

  • OCIO: Es muy importante vigilar las acciones de nuestra mascota en los espacios abiertos y en el hogar, para evitar que ingieran heces propias o de otros animales, y vigilar que no beban agua encharcada o de recipientes no controlados y sucios. Incluso, dentro de casa puede haber riesgo de contagio de parásitos, por ejemplo: con la picadura de un mosquito, tu peludo podría infestarse del parásito gusano del corazón y, si no se trata, la enfermedad podría ser mortal.
  • CONTACTO PERSONAL: Los gérmenes o parásitos se pueden esconder en el pelo, la saliva y las uñas de los animales. Por ello, no es recomendable dejar que el animal nos lama, principalmente en la cara. Es una buena costumbre higiénica, hacer que los niños se laven las manos después de jugar y tocar a los animales. Además, conviene que los perros tengan sus propios juguetes, platos, camas y mantas para evitar compartirlos con sus dueños.

 

Para asegurarte que tu mascota está protegida todos los días del año, pregunta a tu veterinario por la Doble Protección Mensual ¡y llévate un obsequio! sólo por informarte, acudiendo con el cupón que te enviamos.