BLOG

Consejos

El gusano del corazón: Un viajero al que no queremos

Miramos la tele, escuchamos la radio, leemos en internet, y en todas partes nos hablan del cambio climático. Parece que todo el planeta está inmerso en un lento proceso de cambio. Los científicos y los gobernantes no se ponen de acuerdo, pero lo que se está comprobando es la existencia de un aumento de las zonas cálidas y húmedas en todos los continentes. Y España no es una excepción.
En estas zonas es donde nuestro protagonista – el gusano del corazón de la familia de los nematodos (Dirofilaria immitis) - encuentra el mejor hábitat para desarrollar su ciclo de vida y a su mejor aliado – el mosquito –.
 

A pesar de tener nombre de personaje de dibujos animados, el gusano del corazón es un huésped al que preferiremos no dar alojamiento. La dirofilariosis canina es una enfermedad parasitaria grave y común en las áreas donde están presentes gusano y mosquito, que puede dejar importantes secuelas en nuestra mascota e incluso llegar a causar su muerte. Si bien existe tratamiento y se puede curar, éste es complejo e incluso peligroso, por lo que una correcta prevención con antiparasitarios será la mejor manera de proteger a nuestro querido can.

¿Quién es el gusano del corazón y cómo se infecta mi perro?
La enfermedad del gusano del corazón fue descubierta en perros ya hace más de cien años y, por lo tanto, es bien conocida por el colectivo veterinario. Se trata de una enfermedad que no se propaga por contacto entre perro y perro, ya que requiere la intermediación de un mosquito. Cuando un mosquito pica a un animal infestado previamente de larvas jóvenes, éstas son adquiridas por el insecto y transmitidas al riego sanguíneo del siguiente perro sano al que pique. Estas larvas se irán desarrollando dentro de los tejidos del can hasta llegar a ser gusanos maduros (alcanzando entre 15 y 30 centímetros de longitud) consiguiendo alojarse, principalmente, en arterias pulmonares y corazón.

La dirofilariosis canina es una enfermedad parasitaria grave y común en las áreas donde están presentes gusano y mosquito.

¿Cómo puedo sospechar que la enfermedad está presente?
Desde que los parásitos entran en el organismo de un perro sano hasta que alcanzan su madurez pueden transcurrir unos 4-6 meses. En las etapas iniciales puede que no haya síntomas evidentes. Es por ello que, muchas veces, cuando se presentan los primeros síntomas, los gusanos ya están en sus localizaciones de destino. Por todo ello, si detectamos cualquier síntoma, debemos acudir a nuestro veterinario para que realice un análisis de sangre en busca del parásito.
Los síntomas más notables y comunes de esta enfermedad son:

  • Intolerancia al ejercicio debido a la dificultad cardíaca y respiratoria que experimenta
  • Cansancio incluso realizando poco esfuerzo
  • Aumento del ritmo cardíaco por sobreesfuerzo del corazón
  • Tos después de realizar esfuerzos y dificultad para respirar
  • Falta de apetito y pérdida de peso
  • Hemorragias nasales y sangrados por la boca
  • Apatía, bajo estado de ánimo e incluso nerviosismo
  • Desmayos por la debilidad generalizada
  • En los casos avanzados puede haber hinchazón por acumulación de líquidos

¿Cuál es la mejor prevención?
La parasitosis por gusano del corazón se puede prevenir acudiendo a nuestro veterinario de confianza y solicitándole que nos haga un plan preventivo sobre esta enfermedad, sobre todo coincidiendo con las épocas cálidas y húmedas de mayor actividad de los mosquitos, aunque en muchas zonas la enfermedad puede ser adquirida durante todo el año. Además, con la Doble Protección Mensual tu mascota quedará protegida frente a los parásitos más frecuentes, como otros gusanos, pulgas y garrapatas, evitando el riesgo de contagio a tu familia. No hemos de olvidar la protección de nuestra mascota tanto por dentro como por fuera de su organismo.

PREGUNTA A TU VETERINARIO POR

LA DOBLE PROTECCIÓN MENSUAL

LLÉVATE UN OBSEQUIO
SOLO POR INFORMARTE